Temeraria falta de previsión del Equipo de Gobierno ante los problemas del vallado del encierro

El actual vallado horizontal del encierro incumple la normativa regional (vigente desde 2011) cuya moratoria finalizó el pasado 1 de noviembre.

En 2014 el Ayuntamiento de Calahorra colocó una zona de vallado vertical en la calle de Julio Longinos, que costó más de 25.000€ y que cumple las medidas establecidas en el Decreto 27/2011, de 8 de abril, por el que se regulan los espectáculos taurinos populares en la Comunidad Autónoma de La Rioja pero que permite el paso de las reses tal y como desgraciadamente hemos podido comprobar estas fiestas de marzo y las pasadas fiestas de agosto.

Por tanto, desde agosto, el concejal de festejos conocía perfectamente que existe un problema y no tomó ninguna medida para mejorar la seguridad durante los tres encierros contratados para estas fiestas. Una decisión negligente y temeraria.

El viernes 4 de marzo dos vacas se colaron entre los barrotes del encierro a la altura de la calle Bebricio, justo antes de la entrada de la plaza de toros. Gracias a la intervención de operarios de la brigada municipal, y a la ayuda de los participantes en el encierro, se impidió que dos reses escaparan del encierro. Una de ellas llegó a sacar casí la totalidad de su cuerpo.vaca escapada en bebricio dirección centro ciudad

En las fiestas de agosto de 2015 ocurrió exactamente lo mismo, llegando una de las reses escapadas hasta en entorno de la residencia de los manitos. Esta vez, si no llegan a poder retener a la vaca, hubiera escapado en dirección al centro de la ciudad.

El Ayuntamiento de Calahorra y la concejalía de festejos conocían el problema existente así como la causa del mismo (el tramo de vallado que cierra la calle Bebricio ofrece a las vacas una sensación de “campo abierto” que les hace escapar precisamente en este punto) sin que se pusiera ningún tipo de remedio ni solución, al parecer, por motivos económicos.

Esta temeraria falta de previsión pone en evidencia que el Equipo de Gobierno ha preferido mirar para otro lado y cruzar los dedos en lugar de mejorar la seguridad del vallado del encierro.

Así mismo, en los presupuestos municipales para 2016 se ha aprobado una partida para, según fuentes de la concejalía de festejos, seguir colocando el mismo vallado vertical en el buena parte del recorrido. El Ayuntamiento de Calahorra, en lugar de prever mejoras para solucionar el problema de seguridad que se produce en la calle Bebricio, pretendía extender el problema a otras zonas, por ejemplo, la zona del cruce de Valvanera con Gallarza en el que se produciría el mismo efecto de “campo abierto” que propicia que las reses se escapen.

El Grupo Municipal Socialista ya advirtió durante el proceso de negociación de los presupuestos municipales la falta de proyecto concreto para el encierro así cómo la falta de sensatez que suponía la propuesta del concejal de Festejos, motivo por el cual el Grupo Socialista solicitó retirar esa partida. Confiamos en que ahora, ante la realidad patente, el Equipo de Gobierno recapacite sobre sus intenciones y acometa una modificación del tramo del vallado de la calle Loginos con Bebricio

La falta de previsión quedó más patente aún al recurrir a la solución precaria y provisional de tapar con telas partes del vallado del encierro. Este recurso improvisado pone más de manifiesto si cabe la falta de sensatez y de búsqueda de soluciones ante un problema ya conocido y vivido en las fiestas de agosto.tela negra cegando encierro

Por el bien de la seguridad de los ciudadanos de Calahorra se ha de actuar antes de las fiestas de agosto dando una solución definitiva evitando las ocurrencias y parches antes de que suceda una desgracia que tengamos que lamentar.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *