Inexplicable retraso en las obras de la ermita de la concepción tras llevar cerca de dos años cerrada por problemas en su estructura

  • El edificio ya estuvo cerrado entre 2011 y 2013 por sus problemas estructurales
  • Las obras que en teoría iban a estar terminadas para estas fechas aún no han comenzado.
  • En septiembre de 2017 la sala cultural llevará ya dos años cerrada

La reparación de la ermita de la concepción estaba prevista que fuera realizada durante el pasado año 2016. Ha pasado todo 2016 y la mitad de 2017 y la obra ni siquiera se ha comenzado. Por este motivo, la sala cultura cerrada desde septiembre desde 2017 puede seguir cerrada hasta finales de este año.

Esta semana el equipo de gobierno anunciaba por enésima mes las obras de reparación de la sala cultural ermita de la concepción. Unas obras que según el propio equipo de gobierno anunció en octubre de 2016 iban a estar terminadas para este verano.

La realidad, como es habitual en el Ayuntamiento de Calahorra, es que las obras aún no han comenzado.

Durante todo el tiempo que la sala ha permanecido cerrada (por segunda vez en estos años) se ha hecho patente la carencia de espacios que permitan la realización de actos culturales, charlas, coloquios o la celebración de matrimonios con el aforo adecuado para albergar estas actividades.

Es inexplicaba que contando con partida presupuestaria para su reparación desde 2016, habiendo encargado un estudio previo y el proyecto y tras su adjudicación ni siquiera se haya comenzado la obra.

Calahorra no puede permitirse pasar dos años y medio con un edificio cerrado por la falta de diligencia en la contratación de las obras de reparación del mismo. Esperamos que esta reparación sea definitiva y la sala cultural no tenga que volver a cerrarse.

Calahorra necesita disponer de un espacio polivalente con un aforo y un horario suficiente para poder acoger actividades culturales. La política del PP parece ser la de invertir dinero público en edificios que luego son abandonados o dejados sin apenas uso mientras se pone la vista en otro edificio.

Muestra de ello es el poco uso que se da a la Casa de los Curas (cerrada la mayor parte del tiempo y solo usada para exposiciones municipales) el centro Deán Palacios (con salas cada vez más infrautilizadas) o la propia ermita que en los últimos 5 años ha pasado mucho más tiempo cerrada que en uso.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *