La Defensora del  Pueblo detecta deficiencias en el trato a los detenidos y las instalaciones de los calabozos de la Policía Local

Dentro del marco de las visitas programadas por el Defensor del Pueblo, en su condición de Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes (MNP), el pasado día 20 de septiembre de 2016, dos técnicos de esta institución realizaron una visita a las dependencias de la Policía Local de Calahorra.

En el informe se recogen una serie de deficiencias en las instalaciones de la Policía Municipal y se trasladan tres sugerencias ante las que la oficina del Defensor del Pueblo esperan respuesta del Ayuntamiento de Calahorra.

Deficiencias detectadas:

  • Debe procederse a la reparación de los desperfectos en las celdas y la limpieza y reposición de los sanitarios que hay en su interior.
  • La falta de climatización ni de frío ni de calor en los calabozos
  • No se dispone de bolsas de autocierre para guardar las pertenencias de los detenidos
  • Se entregan a los detenidos mantas ya usadas lo que supone una práctica antihigiénica
  • El sistema de video vigilancia de los calabozos no cubre el interior de las celdas y el monitor ubicado en la zona de control no funcionaba el día de la visita y es antiguo y en blanco y negro.
  • Además se remiten tres sugerencias concretas de mejora al Ayuntamiento de Calahorra que esperan que sean respondidas
  • Que los agentes de Policía Local no entren con su arma en la zona de calabozos tal y como hacen ahora pese a disponer de armero
  • Que se entreguen a los detenidos mantas que no hayan sido usadas previamente
  • Cambiar el diseño de las hojas que componen el libro registro de entradas y salidas de la Policía Local de Calahorra y adecuarlo, en la medida de los posible, a las hojas que, para estos fines, existen en el Cuerpo Nacional de Policía y la Guardia Civil, para anotar vicisitudes que ahora no se reflejan, como los registros que se practican a los detenidos, la toma de declaración, destino de las salidas del detenido, entrevista con su abogado, etc.

Con estas recomendaciones pretenden adecuar el trato que reciben las personas detenidas en las dependencias de la Policía Local de Calahorra a las recomendaciones del Mecanismo Nacional para la Prevención de la Tortura.

El Ayuntamiento de Calahorra debería hacer caso a las sugerencias recibidas por la oficina de la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril para dispensar un trato más digno a las personas que son detenidas.

Confiamos en que así sea.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *